martes, 9 de abril de 2013

El primer verso que te escribí


El primer verso que te escribí
se derritió en mis manos 
el día que por fin pude empaparme de tu piel,
y es que no hay refugio más bonito
que a la altura de tu clavícula,
que si el mundo se declarara en guerra
me refugiaría allí
pidiendo exilio al final de tu espalda
donde empiezan mis sueños

Estar contigo es como caminar en invierno
mientras rebosan primaveras de mis bolsillos,
perder el norte 
y encontrarlo entre tus piernas
y amor,
eso de que las noches con estrellas son más bonitas
lo sé desde que eres la dueña y vigilante
de la constelación de mi espalda,
del universo de caricias,
y cosmos de besos

Me levanto pensando 
a ver qué puedo besarte hoy
y te verso un poema;
puedo decirlo más alto 
pero no más claro,
por ti volaría aunque tuviera miedo a las alturas,
aunque la caída fuera brutal,
porque lo que sí es brutal
es tu cuerpo encima del mio,
y aún así,
seguirían sin existir palabras que pudieran describir
lo que pasa en mi pecho cuando sonríes
y es que a veces me cuesta dejar de mirarte
porque me parece un atentado contra el mundo
perderme uno solo de esos gestos
que me vuelven loca
y le dan sentido a la vida

Me desnudas a mi
y a mis miedos,
quiero besarte hasta que te extingas,
elevas la altura
y eres el acertijo que me resuelve;
que hoy,
y todas las noches,
si pienso en ti le otorgo dignidad al insomnio.
Aún queda mucho por sentir.

5 comentarios:

  1. Tal vez uno de los poemas de amor más bonitos que he leído... Con tu permiso lo voy a compartir!

    Creo que es insuperable, o casi!

    Un saludo desde mi Taller :)

    ResponderEliminar
  2. Siempre consigues emocionarme :)
    Me da la sensación de que me repito, pero es que no tengo otras palabras para ti: tus versos como siempre, sublimes.

    Gracias por compartirlos con nosotros.

    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Que grandes estos trozos "Me levanto pensando a ver qué puedo besarte hoy y te verso un poema" y "me desnudas a mi, y a mis miedos". A quien le escribes esto puede confesarse irremediablemente fan tuya. Porque eso si es poesía. :)

    ResponderEliminar
  4. La clavícula de tu cabecera me recuerda a la de una amiga. Y me gusta. "Me desnudas a mi y a mis miedos". Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  5. "Estar contigo es como caminar en invierno
    mientras rebosan primaveras de mis bolsillos,
    perder el norte
    y encontrarlo entre tus piernas".

    Simplemente es increíble cómo desnudas sentimientos, y también miedos, mediante las palabras.
    Me ha gustado muchísimo :)

    ResponderEliminar