jueves, 7 de marzo de 2013

Puedes entender esto como una carta de buenos días.

Tengo la sensación de que no podría pasar más de un susurro sin pensar en tu sonrisa, haciendo memoria para visualizar una vez más todos esos momentos que me hacen sonreír el alma. Aunque a veces no todo salga bien, no veo el momento de llamar a tu puerta, dejarme caer por allí, y esperar que un beso te haga mirarme de nuevo con esos ojos; esos ojos en los que me ahogaría una y otra vez sin pensarlo. Soy consciente de que hay millones de personas que me dan mil y una vueltas, de campana, pero también soy consciente de que ninguna de ellas te va a querer como lo hago yo. Eso sí te lo prometo. Y en fin, que quiero ser la alumna más lista, esa de la primera fila, si de la asignatura de hacerte feliz se trata. Puedes entender esto como una carta de buenos días. Puedes entenderlo como un beso de buenas noches. Puedes entenderlo como quieras, pero por favor, entiéndenos cerca, a ser posible a la altura de tu cintura.

1 comentario:

  1. Que bien tener unos buenos días así!! Da gusto despertarse! ;)

    ResponderEliminar