martes, 7 de julio de 2015

Let it be.

hoy he hablado con los hijos que nunca tendremos,
me han preguntado por ella,
y les he contado que era la luz de mis días,
la cuerda que te salva del precipicio,
la boca que besa la vida
y te empapa de poesía

lo más bonito que he besado
lo más sincero que he versado

hoy he pensado en las cosas que nunca dije,
en los besos que nunca di,
porque a veces damos el amor por hecho
y el hecho es que no es así

en fin, hoy les he contado a los hijos que nunca tendremos
que aún mantengo la esperanza de que existan

5 comentarios:

  1. Tus letras tan sentidas, intensas y profundas hacen plantearse cosas....Por ejemplo, que a veces hay personas que pasan por nuestras vidas y dejan huellas imborrables, esto no es tan malo... Que el amor hay que alimentarlo y vivirlo cada día como si ése fuese el último de tu existencia, esto es muy bueno... Que la esperanza no debe perderse bajo ningún concepto y por ningún motivo, esto definitivamente es así...Y que desde luego, quién no vive con intensidad sólo se limita a respirar...¡No llega a vivir!...Esto hay que asimilarlo cuanto antes, pues a veces es tarde y entonces vemos que únicamente nos hemos limitado a la función básica de respirar....¡Total, para un día dejar de hacerlo!.

    Un abrazo!
    Siempre me alegra leerte, son dosis esporádicas pero de gran calidad :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que el amor es la vez algo tan bueno y puede llegar a ser tan malo, que te quita un poquito de vida, sobre todo si se vive intensamente. Pero antes o después, quiero pensar que uno se recupera. Muchas gracias por pasarte por el blog! :)

      Eliminar
    2. Obvio que sí!...Nos recuperamos, ¡claro que lo hacemos!...

      :)

      Eliminar
  2. Claro que te recuperas. Lo haces y dices: "nunca más me enamoraré... hay que ver como miento".

    Ánimo.

    ResponderEliminar