lunes, 16 de marzo de 2015

Capítulo XVIII.

te mantienes en mis ojos como un funambulista
con la certeza de que si caes, será en mi boca,
de que el vacío no es más que el final de un episodio
en el que antes de que lleguen los créditos
habremos escrito la primera página
del próximo capítulo

tienes esa forma de chascar los dedos,
con maneras de aprendiz que peca de experto,
que hace que el roce de tu piel
sea el oxígeno de mi vida
 
me dejaré la vida en cada colección de besos,
en cada viaje de ida sin viaje de vuelta;
me pediré ser el altavoz
que despierte tus sentidos cada mañana,
porque desvelarse a tu lado
es desvestir la felicidad
y correrse diez veces al día

olvidé qué es el futuro porque tú eres mi presente,
el presagio de un contigo
que no comprende una vida sin ti

2 comentarios:

  1. Maravilloso. Qué final. Siempre es un placer dejarse caer por aquí :)

    *Aplausos*

    Besos

    ResponderEliminar