jueves, 20 de octubre de 2011

Canción de amor y muerte. Iván Ferreiro.

Hoy, marchita y cansada, besarte infectada desde el corazón, no hay dolor. Hay una luz tenebrosa, no te pongas nerviosa que ya nada te hará de verdad. Y tú serás la princesa, que me muerde y me besa, y transforma mi piel en papel. Y yo seguiré aquí a tu lado, a pesar de los raro que sea nuestro amor, este amor. Tras el viento, a tu encuentro. Eterno vagar por el desierto. Ya lo entiendo, somos todo esto y voy contigo hasta el final, con lo puesto. Voy a contagiar a esta ciudad con nuestro amor que todos miran mal. Fue la canción la enfermedad que bailará toda la ciudad.

Guapa y peligrosa, no te limpies la ropa que me gustas así, para mi. Y es que a pesar de la muerte, de la vida o la suerte, yo siempre te querré... ¿no lo ves? 

Es un cuento y lamento que no haya un final, de momento. Y lo intento todo el tiempo, que no haya un final. De momento. Hoy descubrirán la reacción de este motor que arde hasta el final, será mi voz la conclusión de todo lo que hay, todo lo que vendrá. Voy a contagiar a esta ciudad con nuestro amor, que todos miran mal. Fue la canción la enfermedad que bailará toda la ciudad.

Marchita y cansada... besarte infectada... fue mi decisión... no hay dolor...

3 comentarios:

  1. de las letras de iván puede descubrirse muchas sensaciones fantásticas! ;)

    ResponderEliminar
  2. Este hombre es adictivo y doloroso por partes iguales...

    ResponderEliminar